Taller Cerámica

La cerámica; según el poeta español Pedro Jiménez de Castro…es un oficio noble y bizarro, entre todos el primero…pues en las artes del barro, Dios fue el primer alfarero y el hombre el primer cacharro…

Cuando los primeros niños llegaron al viejo galpón que en el año 2008 cobijó el primer taller de cerámica de nuestro colegio Manquemávida, muy pronto este galpón se llenó de vida de jolgorio de risas y de una que otra frustración por no lograr modelar la pieza según nuestro amaño, pero pronto nos dimos cuenta que… así como Dios modela nuestra vida así también nosotros podíamos dar formas a nuestro antojo. La arcilla, el agua y el fuego se unieron y juntos con los óxidos de la naturaleza hicimos lo que llamamos hasta hoy una fiesta natural.


Allí en el viejo galpón el taller se fortaleció, siempre aprendimos otras cosas y el reciclar se volvió una costumbre, creció el entusiasmo, el colegio creció y nosotros también, pero la modernización se llevó el viejo galpón y allí entonces nos cobijó la casita del bosque, grandes jornadas hicieron que el taller creciera más y más, vinieron grandes huellas y recorrimos grandes centros cerámicos, llegamos hasta Pomaire y el encanto de Pañul y sus canteras de arcilla, abrigó un mayor cariño aún por lo nuestro y así nos consolidamos como hasta el día de hoy, donde cientos de niños desfilan fabricando recuerdos y piezas utilitarias para mañana evocar lo que hoy aprendimos…


El taller de Cerámica siguió creciendo y llegamos hasta el lugar que hoy nos cobija, el crecimiento natural fue reforzado con visitas diversas, llegamos hasta la Universidad de Playa Ancha y nos dimos cuenta que estábamos a un buen nivel y otras visitas a museos y a artistas connotados nos mostraron y hablaron de algo que de alguna manera no nos era extraño…

Hoy corren tiempos difíciles 2019 ya nos impidió visitar los últimos vestigios de la cerámica en Chile y el 2020 nos obliga a salir del confort de nuestro taller e intentar hacer algo nuevo… un nuevo desafío el taller nos invita a intentarlo…el oficio noble muestra su nobleza y se adapta a aquellos que juegan al alfarero desde sus hogares y así lo intentaremos… mostremos el amor por ese oficio noble y bizarro y este nos devolverá la mano calmando nuestro espíritu y calmando nuestra ansiedad


Envíanos un mensaje